Descubrimiento de la Ruta Piloto: Requisito a Inicios de año

  • Si el ambiente vivido en la jefatura de la tropa es fiel al espíritu de la ruta, la imagen del clan no puede ser más que positiva, pues todo sigue un ritmo dinámico.
  • Si la jefatura no vive como un equipo de rovers en servicio, más 1 dura será la tarea (otro gallo cantará)Es toda una misión de reconquista que habrá que emprender. El trabajo no se centrará tanto en el tipo de actividad sino, sobre todo en el espíritu que se vivirá juntos. Un ambiente de verdadera amistad sin fisuras igual que el que define a la jefatura. Da lo mismo que el clan sea muy joven o muy nuevo, o si ha renacido después varios años de interrupción.Previsiones antes del veranoEl jefe de clan debe saber que tiene una posición especial en el consejo de distrito junto con el jefe de grupo y el CD. Con ellos preparará, con suficiente antelación, los pasos que se deba realizar (de la tropa al clan).Es importante que los jefes de grupo se impliquen y se sientan responsables en estas cuestiones, pues suelen conocer bien a los chicos que pasan de la tropa al clan. Por esta razón, pueden apoyarles y estimularles en este cami- no, actuando con los padres, a los que es necesario asociar, informándoles de las actividades previstas y de la progresión de sus hijos. A veces, son de gran ayuda.

    Contactar con los jefes de tropa es importante para, a continuación, llamar personalmente a cada chico susceptible de pasar al clan.

    Convencerlo de unirse al clan es algo que hay que hacer antes del campa- mento de verano pues, transcurrido este plazo, la suerte estará echada.

    El consejo de distrito es el que debe pensar la mejor manera de presentar la ruta a los scouts más mayores. Hay que prever, con suficiente tiempo de antelación y con el conocimiento de los jefes de tropa, una actividad de des- cubrimiento del clan para los scouts que pasarán en breve a la ruta.

    Primera reunión de septiembre

    En todo caso, hay citas que se deben tomar con mayor seriedad, cocinándo- las a fuego lento, tanto en el plano del fondo, como en el de la forma.

    En mercadotecnia, se suele dar mucha importancia a las primeras impresio- nes que tiene el cliente sobre un producto: los 20 primeros segundos, las 20 primeras palabras, los primeros gestos, etc.; en resumen, sobre la acogida y la preparación del primer encuentro. Esta reunión “dinámica” se hace en algunos lugares, y puede convertirse en un medio excelente, especialmente cuando la

    2 preparación no ha podido ser perfecta y los nuevos no saben muy bien lo que les espera. El primer encuentro del clan con sus nuevos miembros, a menudo inmediatamente después de su paso al clan, debe ser brillante.

    El jefe de clan tampoco se librará de la mirada examinadora de nuestros futu- ros pilotos. Y por ello no hay que ofenderse. Ser uno mismo es la mejor de las soluciones, aunque haya que estar atento para no filtrar determinadas cosas, ya que el aspirante a rover de deja influenciar por su primera impresión, ya sea buena o mala.

    Una reunión al comienzo del año para prever la entrada scout que se debe definir con una palabra: dinamismo.

    1. Este primer encuentro es la ocasión de mostrar lo que el clan puede aportar a cada uno. Invitemos a los padres: ellos no conocen la ruta, y tiene derecho a saber qué hacemos con sus hijos. Es un buen medio de darles cabida en la progresión ruta y, de manera general, de responsabi- lizarles en las actividades extraescolares de sus hijos.
    2. Los temas a potenciar son la acción y la aventura. Prever, por ejemplo, un montaje audiovisual de las actividades realizadas el año anterior es una buena manera de presentar las cosas. Acompañarlo, además, con músicas chulas y sugerentes, deja salir la vitalidad que hay en vosotros.
    1. Presentad el clan, al jefe de clan, a los asistentes , al consejero religioso. Los chicos deben saber dónde aterrizan. Dejad las puertas abiertas a la imaginación.
    2. No concibas un programa completamente hecho, muy atado. Basta con conocer la fecha de la próxima actividad y las grandes líneas del pro- grama del año. Los chicos también deben poder proponer cosas; están llenos de ideas interesantes.
    3. No “aleccionar” a los chicos con una conferencia magistral de dos horas sobre la ruta. Sed simples, acogedores, diciéndoles abiertamente que son los buenos planes y buenas ideas de todos los que hacen vivir a la ruta.
    4. Tocarles la fibra de vez en cuando sobre el estado de salud de la acción y de la aventura en el clan. Les encanta la provocación; ¡es la edad!
    5. No olvidéis pedirles a los muchachos su dirección, teléfono, correo elec- trónico, antes de que se vayan, así como preguntarles quiénes están en el mismo instituto o facultad. Esto podría servir para constituir los equipos.
    6. ¿Y por qué no terminar con un brindis (sin alcohol, claro), o algunos pas- teles? Discutir alrededor de un ágape es la mejor manera de conocerse y de romper con el formalismo de la clásica reunión.
    7. Proponer, a los que lo deseen, un tiempo de gracia y de oración con la jefatura cuando acabe todo (decírselo antes). Momento de simplicidad y recogimiento en torno a la oración del rover, por ejemplo (distribuyendo el texto). Es una invitación dirigida a los que quieran, respetando que algunos padres no sean practicantes. Esto hará ver a los muchachos la diferencia entre la tropa y el clan, con la entrada en la edad adulta, en la que cada uno debe preguntarse cosas.

    Después de esto, hay que cambiar de estrategia. Este es el fin del primer trimestre.

    Si el distrito tiene varios grupos alejados entre sí geográficamente, entonces hay que prever varios encuentros de presentación de este tipo; por ejemplo, el día del paso al clan de los chicos de los diferentes grupos.

     

    Traducción del Vademecum de la Ruta

Esta entrada fue publicada en Inicio, Ruta, Ruta Piloto y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario